Eva Camarasa, voluntaria de Mou Fitxa, nos visita

A principios de Junio, Montblanc invitó a Eva Camarasa a ver la Fundación. A lo largo de la visita, nos explicó varias anécdotas que había tenido durante este último año haciendo voluntariado en el Consorcio Sociosanitario de Igualada en la Residencia Pare Vilaseca.

Un voluntariado que es coordinado por el Alma Ros-Zanet con mucho éxito: con menos de un año han conseguido ser unas 15 voluntarias adultas a las cuales, a menudo, las acompañan sus hijas.

Aprovechando su visita, la Fundación decidió hacerle una entrevista para que explicara a los donantes y a los seguidores de la Fundación qué es ser voluntario y qué se siente.

Eva nos comentaba que está muy feliz por la experiencia que hace cada semana dando compañía a gente mayor. De hecho, describe la situación como algo mágico que la llena muchísimo. Nos explica que no requiere mucho tiempo ser voluntario. Lo único que se tiene que hacer es querer: tener las ganas para serlo y organizarte.

Desde un principio, Eva nos decía que, sin ningún tipo de duda, “ellos te dan mucho más de lo que tú les das”. Muchos abuelos lo que buscan es tener alguien al lado con quién hablar; sólo con esto, tienen una sonrisa inimaginable. Comenta también que, con el voluntariado, ha aprendido muchísimo; y es que, gracias a la Fundación, las voluntarias de Mou Fitxa reciben una formación que hace más eficaz su tarea, adquiriendo una gran comprensión de la naturaleza y las necesidades humanas en este periodo de su vida.

Para Eva ha supuesto toda una experiencia, manifestada en la alegría y energía positiva y que no duda al transmitir con naturalidad a su entorno familiar; así es como su hija, junto con algunas compañeras de clase, ha empezado a dedicar un rato, la tarde de los viernes, a los abuelos de la Residencia Pare Vilaseca.

Si queréis saber más sobre la experiencia de Eva, mirad el siguiente vídeo.