fbpx

Por fin amanece claro!

Quien la sigue la consigue, y después de cuatro intentos, conseguimos ver la salida del sol. Como es invierno en Kimlea, desde que llegamos amanece con niebla densa y cielo cubierto.Cada día con la salida del sol, el cielo se llena de esperanza que contagia nuestras vidas y mueve el reloj de nuestros corazones. Amanecer es esperanza, es vida, es movimiento, es levantarse, es seguir adelante, es canto de pájaros, es luz. Es una palabra llena de vida. Y en el cielo africano, el amanecer tiene un color especial.

Después de varios intentos, ya desanimadas... sólo quedan Silvia y Mapi. Y entonces llegó el momento. Nos levantamos rápido, con la ilusión de la aventura, y salimos de la clínica por la puerta principal. El día apenas empieza a clarear. Nos dirigimos a la finca contigua, con las cámaras preparadas. Nunca habíamos visto algo tan bonito. Nos distraemos probando las cámaras en modo manual, disparando a velocidades y sensibilidades distintas para poder recoger el momento, y compartirlo con el resto del equipo.

A media mañana conseguimos llegar, después de empalmar varios matatu, a Elephant's Orphanage, en Nairobi, donde presenciamos cómo alimentan a los bebés-elefante que han quedado huérfanos.

Ah, y a la salida, tenemos la oportunidad de conocer y hablar con Ms Wairimu G, gerente de la compañía de Matatus de Kenia, interesante mujer en un mundo de hombres, capaz de organizar el transporte de personas en este país.