Visitamos la Antenne Kimbondo

Nos levantamos temprano, a su estilo, y nos dirigimos a desayunar. Con nosotras Taty, Pasca, Virginie. Tomamos lo mismo que ayer: pan de molde, buenísimo, con embutido; brioche hecho en casa, mantequilla y mermelada; café o té, a escoger. Y fruta, como de costumbre.

A primera hora vamos al despacho de Taty, que ahora está en la Antenne Kimbondo, a trabajar nuestros proyectos.

Aprovechando que estamos en la antena, filmamos y sacamos fotos de las actividades del día: cocina, corte y confección y gramática. Los estudiantes de la Antenne acuden después de la Educación primaria para hacer formación profesional en estos campos, algo así como Ciclo Formativo de primer grado.

Después fuimos a la Antena Médica, una edificación contigua que es un dispensario médico atendido por el hospital de Monkole.

Hablamos con Rosa, quien gestionó que pudiéramos grabar esa tarde en la Pediatrie de Mama Koko; la parte pediátrica del orfanato que os explicamos en el otro artículo.

Nos vino a buscar el chófer y, tras 20 minutos de traqueteo comiendo polvo y vueltas en falso con las ruedas en la arena, llegamos a la Pediatría. Otros coches, de diferentes modelos utilitarios, se quedaron atascados en la arena a nuestro paso, y sus ocupantes se esforzaban en sacarlos. Y es que en los países más pobres, la vida es todavía más cara.

Rosa entrevistó al Padre Hugo, el alma de la Pediatría, y nosotras filmamos. Más tarde, con ella, hicimos un recorrido por las distintas casas: la de los recién nacidos, la casa de St Patrick para los discapacitados, la Casa Foyer, para niños de 6 a 12 años, el banco de Sangre, la UCI, la escuela, la residencia de los voluntarios, con sus magníficas vistas al atardecer… todo, al hilo de la experiencia de nuestra nueva amiga.

Anocheció y nos despedimos de esta familia, que sentimos ya muy nuestra.